Edwin Morales, plato con residuos de remolacha y grasa, 2007.

La obra es una propuesta desde el paisaje, en cuanto el artista nos presenta el resultado de un recorrido obsesivo del paisaje hasta su extinción; ha consumido literalmente una determinada " geografía" cuyo resultado siempre remite al dibujo, el color y una imagen nostálgica del relieve, el camino, la montaña, el lago, ahora inexistente por la influencia del tenedor y el diente.
Este paisaje es más real que el representado, por que ha logrado revalidar el recorrido por efecto de la voracidad total, incluyendo problemáticas sociales actuales, cambiando nuestra mirada. No se trata de dibujar cosas mitológicas con aquello que es residuo en un plato, se trata de ocupar nuestra inteligencia en una experienciaadimensional del paisaje.